Miércoles 19 de Diciembre 2018 00:00:00
GreenTv
GreenTv

Rompen récord Guinness por el altar más grande


Crédito: Fotos: Edén Torres.,
|
30 de Octubre 2017
|

La ofrenda tiene siete niveles y cuenta con mil 500 piezas de pan.

HÉCTOR SANTOY

Con un total de 790 metros cuadrados de ofrenda con siete niveles, instalada en la explanada de la Plaza Juárez, Hidalgo se hizo acreedor del nuevo récord Guinness por elaborar el Altar de Muertos más grande del mundo.

Carlos Tapia Rojas, adjudicador oficial de Guinness World Récords para Latinoamérica, entregó el certificado al Secretario de Cultura en el estado, Olaf Hernández, que acredita a la entidad como el nuevo poseedor de dicho récord tras superar la marca de 558 metros cuadrados del altar instalado en la Plaza México en la Fiesta de Cala de Vera, en la Ciudad de México.

Se estimaba que la tarde del sábado se entregara el certificado del Récord Guinness; sin embargo, esto se retraso debido a que los arcos frontales se encontraban en el exterior por lo que las autoridades responsables de la certificación solicitaron ingresarlos para poder aprobar el nuevo récord, ya que esto difería del altar que tenía el anterior récord el cual tenía los arcos al interior.

Fue cerca de las 22:30 horas que se realizó la entrega del reconocimiento después de revisar las medidas, decoración y adornos del altar, que tiene como tema central el Xantolo.

Las medidas fueron enviadas a la oficina de Londres, Inglaterra, donde se aprobaron los elementos para su posterior validación.

Al interior del lugar se encuentran ocho toneladas de flor, mil metros de papel picado, 100 costales de aserrín de madera y mil 500 piezas de pan, entre otros. El altar estará abierto al público hasta el 3 de noviembre y se estima la visita cerca de 100 mil personas.

Xantolo

La festividad más significativa correspondiente al Día de Muertos es el Xantolo. Se pronuncia chantolo que es un vocablo que viene del término castellano xanto (santo) y el término náhuatl olo (abundancia), que significa “todos santos”.

En Huejutla, en esta celebración se elabora un arco de caña adornado con palmillas, flor de muerto (cempasúchil) y mano de león para que debajo de este se forme un altar donde de una forma se colocan alimentos, veladoras, fotografías y todo aquello que caracterizaba al difunto.

Alrededor del arco se cuelgan frutas que se acostumbran como mandarinas, limas y naranjas.

El 31 de octubre llegan los niños pequeños a los hogares de sus familiares. Al medio día se acostumbra a tronar cohetes para que sepan que se está ofrendando (se les ofrenda caldo de pollo, chocolate, agua o refrescos y en la tarde se ofrenda con tamales, dulces, juguetes y fotografías).

El 1 de noviembre toca a los adultos visitar las casas de sus familiares quienes les preparan comida de pollo, chocolate o, en algunos casos, cerveza, si es que eran del gusto de los difuntos.

El 2 de noviembre se les ofrenda a Todos los Santos que son ya las personas adultas para lo cual colocan en el altar tamales de pollo, puerco y picadillo, así como chocolate, refrescos, calaveritas de dulce, nueces y cacahuates.

ORIGEN

La celebración de Xantolo comienza cada 29 de octubre. Según información del Instituto Nacional de Antropología e Historia, es la festividad de los pueblos indígenas otomíes, nahuas, teenek y tepehuas. Como parte de las festividades, se realizan las “cuadrillas”, donde hombres vestidos con ropa de mujer bailan huapango por las calles de los pueblos, con la cara tapada con una máscara. Además se ofrece el platillo “zacahuil”, comida de origen prehispánico cuya preparación, según la creencia de las comunidades, está ligada a rituales para curar “el espanto”.

Encuentra más notas sobre